¿Qué impacto tienen las mujeres en el sector inmobiliario?

La mujer cumple una función muy importante en el sector inmobiliario en México, así como en la toma de decisión a la hora de comprar casa, no por nada son el perfil de comprador más común en línea.

Y es que, como conocemos todos en secreto, en México la mujer tiene la última palabra sobre la decisión de comprar casa.

En este artículo veremos qué desafíos enfrenta el género femenino dentro del mercado de viviendas en la actualidad y las expectativas a futuro del financiamiento inmobiliario.

Presencia de la mujer en México a la alza

La participación de las mujeres en la industria inmobiliaria ha crecido en algunas de sus ramas, sin embargo, todavía continúa con una desventaja en accesibilidad a cargos de dirección y en salarios con respecto a los hombres.

Dado estos problemas, se han creado organizaciones que apoyan el sector femenino tanto nacional como internacionalmente.

Estas organizaciones incluyen a la Asociación Mujeres Líderes por la Vivienda en México (Multiv), la Asociación de Mujeres de Servicios Inmobiliarios de Querétaro (AMSI), o el Women in Real State Spain (WIRES) en España.

Tomemos como ejemplos los datos dados a conocer en la exposición de Mujeres Líderes por la vivienda, llevada a cabo en el marco del Congreso Nacional de la AMPI, en Puebla.

Se sabe que solo el 5.9% de mujeres son copropietarias o propietarias de la casa en la que viven, en comparación del 21% de los hombres.

En general, la mujer busca espacios más amplios que los hombres, con un promedio entre 80 y 100 metros cuadrados, excelente ubicación, amenidades, cercanía a transporte y mucha luz natural.

Pese a que se tiene más participación de la mujer en el sector económico inmobiliario, este solo llega al 39% del total de la población.

Además, las mujeres en este mercado cuentan con un sueldo de 30 a 35% menor que de los hombres por el mismo trabajo realizado, desde las ramas de albañilería hasta los cargos administrativos.

Esta situación solo agrava en el sector de construcción y desarrollos inmobiliarios, donde solamente el 3.5% de los empleos lo tienen mujeres.

Perfil de comprador por Internet

El perfil de comprador de una casa más común en la Ciudad de México sería alguien mayor a los 45 años, profesionista, interesado en encontrar vivienda cerca de las zonas de trabajo y, además, del sexo femenino.

Existe una gran participación femenina en los motores de búsqueda para comprar casa en línea. Esta tendencia no varía en gran medida con respecto a la edad del que busca, lo que nos da a entender que es la mujer la que se encarga de la labor de buscar y seleccionar el hogar.

Además, tanto los departamentos en venta como en renta son elegidos por una población menor a los 34 años. Está edad de búsqueda coincide con el momento en que las familias buscan un crecimiento y consolidación económica.

La tendencia de que las mujeres sean las que más buscan casas para comprar se ha estado viendo desde el 2014, y los expertos opinan que puede seguir así.

Con respecto a las zonas de la ciudad en las que más se buscan casas para comprar en línea, se enlistan las 10 colonias más populares, estas incluyen a Polanco, Roma Norte, Del Valle, Nápoles y Condesa en los primeros cinco lugares. Después contamos con San Pedro de los Pinos, Narvarte, Centro, Roma Sur y cuauhtémoc.

En resumen, las primeras cinco colonias indican las colonias más deseadas, mientras que las últimas son las que las personas buscan al no poder encontrar una vivienda en las primeras.

De acuerdo con el financiero, una encuesta realizada en el 2015 encontró que el 83% de los compradores de vivienda adquieren su casa con la ayuda de un crédito hipotecario, ya sea por medio de un banco (alrededor del 42%) o por créditos como el Fovissste o Infonavit (41%).

Del restante, solo el 14% utiliza sus ahorros y el 2% pide ayuda a conocidos o sus padres.

Como puedes ver, el perfil de comprador de viviendas más común en línea lo encabezan las mujeres y, mientras que cada día son más las mujeres que toman parte en el mercado inmobiliario, aún queda mucho por hacer en cuanto a mejorar la equidad de trabajo y remuneración por su esfuerzo.