¿Qué es el TIN y cómo afecta mi crédito hipotecario?

Aprende qué es el TIN, cómo calcularlo y porque es tan importante a la hora de elegir un financiamiento inmobiliario.

¿Por qué es tan importante el TIN?

El TIN es el tipo o Tasa de Interés Nominal y es un indicador muy importante en cualquier tipo de préstamo o crédito hipotecario.

De forma básica, el TIN es el porcentaje fijo que pagarás en total por el dinero que te prestan. Esto lo hace completamente diferente de la TAE, qué es la Tasa Anual Equivalente, así como del rendimiento efectivo o el tipo de interés que nos muestra el coste de un producto.

Al saber qué es el tipo de interés nominal puedes darte cuenta de mucha más información con respecto a un crédito a la hora de evaluar el que más te convenga.

¿Cómo influye el TIN en mi préstamo inmobiliario?

¿Pero realmente qué es el TIN en un préstamo inmobiliario? Es una forma de indicador que marca la cantidad que tendrás que abonar, a lo largo de tu préstamo hipotecario por lo que te han prestado. En términos más simples, es el coste real que tienes que pagar por tu préstamo, o el peaje.

Es por estas razones que no entra de cualquier tipo de los gastos relacionados con la operación de tu crédito.

Sin embargo, el TIN no es tan importante como la TAE, la cual te indica realmente si el préstamo que has obtenido en realidad tiene unas condiciones beneficiosas para ti.

¿Cómo puedo calcular el interés que pagaré en un préstamo usando el TIN?

Una vez teniendo en claro lo que representa el TIN en tu préstamo inmobiliario, calcularlo es muy sencillo. No obstante, hay que tener en mente un dato importante. El TIN puede ser diario, semanal, mensual o anual, aunque regularmente se muestra el mensual.

Veamos un ejemplo al pedir un préstamo de tres mil pesos con un TIN del 2.99% mensual. Si este préstamo lo tuvieras que devolver al mes siguiente, estarías pagando por ese dinero prestado 89.7 pesos.  

Con esto podemos ver que el TIN no se calcula por sí mismo, sino que es solo un dato con el que podremos conocer el porcentaje que se aumentará al capital prestado.

Debes tener claro que el TIN por sí solo, no te dará la información completa sobre lo que te va a costar realmente pedir un préstamo, ya que no tiene en cuenta más factores como las comisiones, gastos por apertura y demás gastos relacionados con tu hipoteca.

Esto quiere decir que, con el mismo Tipo de Interés Nominal la cantidad de intereses que tendrás que pagar será distinta si tus pagos se realizan cada mes o si es solo un único pago al año.

¿De dónde salió el TIN?

El Tipo de Interés Nominal es una rama que se origina del Tipo de Interés Real, aunque realmente es muy parecido a este (establecido por el Banco Central Europeo) adicional a la inflación.

¿Cuáles son las diferencias entre el TIN y la TAE?

A diferencia del TIN, la TAE se calcula con una fórmula matemática complicada que involucra todos los factores involucrados en el costo de un préstamo.

Estos incluyen los las comisiones bancarias por amortización o cancelación, la frecuencia de los pagos (si son semestrales, trimestrales o mensuales, etc.), gastos de operación y comisión por apertura.

En el caso de los préstamos hipotecarios, la TAE no contiene los cálculos de los costos efectivos de algunos conceptos, como el costo de un notario, u otros gastos como costes por seguros, gastos que debes abonar a terceros y otros vinculados a tu crédito.

La legislación bancaria es la que supervisa y obliga, a todas las entidades financieras a informar a sus clientes y hacer consta de la TAE en sus promociones, como en la información que se dá previo a la contratación, en la publicidad de los productos o en los mismos contratos.

Al final de cuentas el TIN puede ser un indicador informativo nada más, debido a que otros datos más importantes incluidos en la TAE, como los plazos y comisiones, te brindan una visión más clara y completa de lo que será tu préstamo en realidad.