Preguntas más comunes sobre tu crédito hipotecario

En esta ocasión hemos creado una lista con las preguntas más comunes que se se pueden tener con respecto a cómo conseguir un crédito hipotecario.

Si después de leer la lista no respondemos a tu pregunta sobre tu financiamiento inmobiliario, puedes contactarnos para que nuestros asesores financieros puedan ayudarte rápidamente y de forma gratuita.

¿Es mejor un crédito Infonavit o uno bancario?

A grandes rasgos te conviene más un préstamo hipotecario bancario que un crédito Infonavit.

Esto es debido a que los créditos para vivienda bancarios son mucho más baratos. Por ejemplo, la mayoría de los préstamos hipotecarios bancarios tienen una tasa de interés del 9 al 11%, mientras que un crédito del Infonavit está por arriba del 12%.

Por otro lado tenemos el tiempo que te tomaría pagar el préstamo hipotecario. Los créditos del Infonavit sobrepasan los 20 años, mientras que un préstamo hipotecario bancario puede pagarse en 15 y hasta 10 años.

¿Qué es una tasa de interés variable?

Esto significa que la tasa de interés que tendrás que pagar por tu crédito hipotecário, se ajustará cada año de acuerdo a la Tasa de Interés Interbancaria (TIIE).

Este ajuste puede ser beneficioso, pero regularmente aumenta cuando la situación económica fluctúa, lo que hace más complicado cumplir con tus pagos. Asimismo, casi siempre se sitúa dos o tres puntos por arriba de las tasas fijas.

¿Qué gastos adicionales incluyen mi hipoteca?

La tasa de interés es solo una parte de los gastos que tendrás que pagar a la hora de obtener tu crédito hipotecario. Evaluar estos gastos te ayudará a encontrar las mejores hipotecas. Estos gastos incluyen:

Avalúo: el costo promedio de un avalúo ronda los tres pesos por cada millar de peso. Esto quiere decir que inmueble cuesta un millones de pesos, entonces el avalúo costará aproximadamente tres mil pesos.

Enganche: en todos los préstamos hipotecarios tendrás que dar un enganche, el cual ronda el 10% del valor total del inmueble que desees comprar.

Comisiones: las comisiones varían de acuerdo a la institución financiera. Existen entidades que cobran gastos administrativos, mientras que otras no cobran comisiones en absoluto. Conocer estos gastos te ayudará a elegir el mejor crédito hipotecario para ti.

Gastos notariales: este gasto se efectúa al escriturar la propiedad ante un nuevo propietario. También deberás pagar el Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles (ISAI).

Seguros: debido a que un préstamo hipotecario es una gran deuda a largo plazo, existen riesgos potenciales que podrían afectar el pago de la misma.

Por esta razón, el banco existe el pago de un seguro durante la vida del crédito, como puede ser un seguro de vida, seguro contra desempleo o un seguro contra daños por desastres naturales.

¿En qué momento se involucra a un notario público?

El notario público se requiere durante dos momentos del crédito: para la escrituración de la compraventa de la vivienda y para la escritura del préstamo hipotecario.

Es muy importante que acudas ante un notario antes de realizar cualquier contrato de compraventa. El notario es el encargado de revisar los documentos de la propiedad, e incluso asesorar a ambas partes sobre todo lo jurídico relacionado con las obligaciones del contrato.

¿Si aumento el plazo de mi crédito hipotecario hará que la mensualidad baje?

Se tiene la creencia popular de que al aumentar el plazo de un crédito hipotecario se disminuira el préstamo del mismo, sin embargo, esto no es cierto. Quizás disminuyan un poco las mensualidades, pero tu costo financiero se elevará demasiado, llegando en algunos casos a ser mayor del 60%.

¿Quién será el dueño del inmueble mientras pague la hipoteca?

Aunque se piense que la institución financiera o el banco del crédito son los dueños legales de la propiedad mientras esta se encuentre hipotecada, esto no es así.

La propiedad del inmueble siempre será del comprado. La propiedad solo sirve como garantía en caso de incumplimientos con los pagos de la hipoteca.

¿Cómo conseguir un crédito hipotecario en México?

En México, existen diferentes instituciones financieras que ofrecen una gran variedad de préstamos hipotecarios. Estas instituciones se pueden dividir en cuatro tipos:

  • La opción más popular son los bancos.
  • Una Sofom (Sociedad Financiera de Objeto Múltiple) que es capaz de otorgar créditos y de gestionar arrendamientos.
  • Uniones de ahorro y crédito. Estas son sociedades cooperativas que cuidan los intereses financieros de sus socios.

Por último tenemos a las instituciones gubernamentales como el Infonavit, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y el Fovissste. Estas instituciones no te atienden directamente porque usan Intermediarios Financieros para otorgar tus recursos.

En el país existen una gran cantidad de entidades financieras, que otorgan créditos hipotecarios o créditos para construcción, por lo que tendrás que visitar varias entidades para comparar sus beneficios antes de decidirte por uno.

Esto puede ser agotador y quitarte mucho tiempo. Por suerte, con nuestro comparador de hipotecas, puedes conocer las mejores opciones de crédito de todo el país sin salir de tu casa. Además, los asesores de MejorTasa se encargan de todo el papeleo por ti completamente gratis.