¿Cuáles son las diferencias entre obligado solidario, fiador y aval?

Continúa leyendo y descubrirás el significado de obligado solidario, fiador y aval, sus semejanzas y sus diferencias entre sí. También conocerás las ventajas y desventajas que cada uno puede representar al momento de solicitar un crédito.

Muy probablemente escuchaste estos términos investigando acerca de los requisitos para un financiamiento, pensando que significan lo mismo, pero no lo son. 

¿Qué es un aval?

Se le conoce como aval a la persona, tanto moral como física, que se compromete a respaldarte en el caso de que produzcas un impago, con el objetivo de que liquide tu deuda.

Según los artículos 109-116 pertenecientes a la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, lo que es un aval solo es aplicable a los títulos de crédito, si el término fue utilizado de manera equivocada en el contrato por desconocimiento de su definición.

¿Qué es un fiador?

Ahora te explicaremos qué es un fiador. Esta figura jurídica es la persona que obtiene ciertas obligaciones que garanticen a otra persona en un contrato de arrendamiento. 

El Código Civil se encarga de regular a esta figura. Un fiador se asemeja a un aval en que ambos deben responder por la deuda, si aparece un impago.

La principal diferencia entre aval y fiador es que a un fiador no se le puede obligar legalmente a pagar sin que antes se le exija pago al deudor, y se le haga una excusión de sus bienes. Por otro lado, el aval si debe responder por la deuda.

Esto quiere decir que, antes de cobrar un pago al fiador, se iniciará un procedimiento judicial en contra del deudor para que pague.

¿Qué es un obligado solidario?

Por último, te damos la definición de qué es un obligado solidario. Conocida también como obligación o deuda solidaria, un obligado solidario se crea cuando dos o más personas se comprometen a pagar el 100% de la deuda total que adquirieron.

De esta forma, el acreedor puede exigir el total de la deuda a cualquiera de los integrantes en la deuda solidaria, a excepción de que la deuda se encuentre dividida dentro del contrato.

Por otra parte, si cualquiera de los obligados solidarios cubre el total de la deuda, este individuo tiene el derecho de reclamar a los demás obligados solidarios su parte correspondiente. El obligado solidario está también regulado por el Código Civil.

La diferencia entre aval y obligado solidario es que un obligado solidario tiene el deber de pagar su parte y sin obligación de pagar el total de la deuda si la otra parte no ha pagado. En cambio, un aval deberá pagar por completo la deuda solamente si la persona adeudada no lo ha hecho.

¿Qué es lo que tienen en común estas figuras jurídicas?

La principal semejanza es que el obligado solidario, fiador y aval se responsabilizan de responder por un adeudo que alguien no pagó. Normalmente, las personas se toman estos roles ligeramente como un acto de confianza, pero no siempre finaliza bien.

En el momento que firmas un contrato o documento por otra persona, estás procurando una responsabilidad legal, algo que es muy serio y que pone en riesgo tu patrimonio y el futuro de tu familia.

Riesgos de tomar el rol de un aval, fiador u obligado solidario

Si el conocido a quien ampararás, sea cual fuere el motivo no cumple en pagar su deuda, deberás tomar las siguientes responsabilidades:

  • Pagarás la deuda hasta cubrirla en su totalidad;
  • Necesitarás también pagar los intereses moratorios acumulados hasta la fecha;
  • Siendo aval, si llegas a fallecer, la deuda de la cual eres responsable pasará automáticamente a tus herederos. Esto significa que una deuda originalmente no perteneciente a ti, ahora se dividirá de manera proporcional para ser heredada por tu esposa(o) e hijos,
  • Además, se te elaborará una nota negativamente en tu buró crediticio, lo que perjudicará tus posibilidades de obtener un crédito.

Lo más grave es que, si tienes bienes que pueden pagar el total de la deuda, serán embargados, a menos que tengas los fondos necesarios para pagar el adeudo.

Fiador y aval: principales conclusiones

Como resumen acerca del fiador y aval, podemos concluir que la figura del aval sólo es aplicable, por ley, a los títulos de crédito, salvo en caso que el contrato civil presente un error notorio por uso de la terminología con desconocimiento de su acepción legal.

El aval se responsabiliza del adeudo si el que se endeudó produzca un impago. El fiador se asemeja con el aval pero tiene reglas más estrictas y mayores beneficios, ya que si el deudor no paga, primero se actuará legalmente contra el deudor antes de enjuiciar al fiador.

Por último, referente a la deuda solidaria, dos o más personas se responsabilizan de pagar totalmente el adeudo, posibilitando al acreedor cobrar a cualquiera de las partes el total del adeudo.

Ahora que ya conoces las ventajas y desventajas de un obligado solidario, fiador y aval, ten mayor precaución si te piden tomar uno de estos roles por ellos, especialmente si es un financiamiento inmobiliario.

fiador y aval